19/05/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.


Voces protagonistas retratan el fervor popular de aquellos días

A 25 años de la pueblada en Mosconi y Tartagal

Desde diferentes ángulos y con distintas miradas, voces en primera persona relatan la gesta histórica de resistencia al neoliberalismo y al desguace del Estado, rememorando el calor de la lucha sobre la ruta 34 hacia el norte.

Por Facundo Sinatra Soukoyan

7 de mayo de 2022 – 02:16

​Las agitadas jornadas que comenzaron el 7 de mayo de 1997 en el norte de Salta, fueron un mojón ineludible de resistencia al modelo neoliberal en los años 90. Una experiencia que conjugó diversos sectores sociales y desembocó en una pueblada que se convertirá en referencia indiscutible de resistencia popular.

Voces en primera persona, relatan la experiencia.

«Fue un ejemplo para el resto del país»

En los años 70 Cacho Javier fue militante de la Juventud Peronista en Berazategui, provincia de Buenos Aires. Con la desaparición y muerte de varios compañeros, decidió que era el momento de refugiarse, algo que encontró en la casa un tío en Tartagal.

“A partir del advenimiento de la democracia empecé a participar como Juventud Peronista dentro de la política de la provincia de Salta. Cuando la derecha del peronismo toma poderío, pasamos a ser nosotros los zurdos, a todo nivel.

«Empecé a participar y ver las falencias del norte, el abandono. Cuando se produce la privatización desaparece el circulante de dinero y deja de oxigenar a la zona económicamente. De ahí en adelante todos empezaron a tener problemas. Los trabajadores de YPF arreglaron su parte pero quedaban los que vivían de YPF. Que era la mujer que lavaba la ropa en la casa del trabajador, el kiosko, el gomero, el almacén… Y empezó a tener temperatura el tema, porque vino la privatizacion y vino el desastre. Al venir el desastre había que ponerse a la cabeza y luchar para tratar de ver si podíamos ser visualizados por el gobierno de la nación argentina.

«Comienzan las protesta contra los intendentes, contra un gobierno provincial ausente, y todo eso generó una olla a presión que terminó con el primer corte de ruta en el año 1997.

 

«El corte de ruta es un medio que se utilizó para llamar la atención, es un método de lucha. Yo pensaba que a través de ese método, el gobierno provincial iba a ser intermediario para traer soluciones, pero no fue así. Hasta el obispo (Mario) Cargnello (hoy arzobispo de Salta) vino al corte de ruta a querer levantarlo.

«Los recuerdos que yo tengo en parte son muy emocionantes, porque ver al pueblo pelear por sus reivindicaciones, levantaba el ánimo para poder pensar que a partir de ese momento podíamos tener alguna solución… por lo menos el país nos conoció. Y por el otro lado, ver la miseria y el hambre que estaba pasando la gente que iba en la ruta. Lo que vivía la zona económicamente era terrible, había que hacer cola en la municipalidad de Mosconi para que te den 5 kilos de harina, la situación era extrema.

«Me genera alegría haber sido parte de eso, me genera coherencia, siempre he luchado ideológicamente por valores que realmente le sirvan a la comunidad y a la gente.

«Más allá de quien encabezó o no encabezó, la cuestión es que se logró el objetivo fundamental, y era que la gente esté en la calle para protestar por sus propias reivindicaciones, y que al mismo tiempo fue ejemplo para el resto del país. Puedo decir que en el corte del 97 estaban expresadas todas las fuerzas vivas de Tartagal, de Mosconi y del departamento San Martín.»

“Fue el movimiento social más importante de la historia de Tartagal”

Mario Andreani es nacido en Tartagal. Con una tradición de formación política familiar, creció con una mirada social, tal como él la define. Para 1997 era gerente de Video Tar, canal televisión por cable local.

“Si bien estaba como gerente del canal, tenía una mirada crítica hacia el gobierno de Carlos Menem y su política neoliberal que va devastando al país.

«A los trabajadores de YPF se les dio una indemnizacion pero el Estado no acompañó con una política productiva para darle una movilidad al dinero. Esto hizo que a los pocos años la gente tenía necesidades por todos lados, y a eso se le suma la política del mejor alumno de Menem, el que a la postre fue su compañero de fórmula, Juan Carlos Romero, que empieza con las políticas con las privatizaciones en Salta, energía, agua.

Mario Andreani, en mayo de 1997. 

«Eso fue generando un malestar social que llega al 97, una movida que nace en las entrañas de la prensa. Los sectores de la prensa empezamos a tener una línea editorial muy dura contra la política económica, y ahí se fue incubando una movida social que encuentra en los hechos de Cutral Co el espaldarazo que faltaba. Nosotros mirábamos aquello y decíamos ‘es lo mismo que nos pasa a nosotros’. Entonces un grupo de gente de prensa y otros sectores sociales, decidimos pensar como nos visibilizamos, sentíamos que eramos invisibles, nos pasaban cosas y nadie nos miraba.

«Entonces comenzamos a armar una movida social que empezó a tomar la calle. Organizábamos manifestaciones en contra de la política de privatizaciones, en contra de los servicios deficientes, apagones y muchas otras actividades.

«En este marco decidimos tratar de visibilizarnos aún más haciendo un corte de ruta. Nosotros pensábamos juntar 200 o 300 personas, armar barullo, que probablemente nos metan presos, y con eso generar algo de ruido. Pero lo que nunca imaginamos es que al otro día íbamos a tener de 15 mil a 20 mil personas en la ruta, la sociedad acompañando plenamente el movimiento social, el hartazgo, el cansancio. Superó totalmente nuestra expectativa. Yo creo que fue el movimiento social más importante de la historia de Tartagal.

«Lo que era una movida de tartagalenses y mosconenses se convirtió en una movida departamental. Lo que representó el movimiento de 1997 fue a mi entender, un llamado de atención no escuchado que termina explotando en el país en 2001

“El rol de la mujer ha sido sumamente importante”

Lila Antequera es vecina de Tartagal. En 1997 trabajaba como periodista en un programa de radio de gran audiencia local. Estuvo al frente de la organización vecinal que llevó al corte de mayo de 1997.

Esto nace y se gesta en los medios de comunicación, y si bien los propietarios eran reacios a que entre los medios hubiera relaciones, en esta oportunidad consensuamos y coincidimos en que Tartagal y el departamento de San Martín estaba en una postergación tremenda y una indefención absoluta.

«Se forma una comisión de vecinos, de la cual participé desde el primer momento recorriendo el departamento de San Martín para dar nuestro punto de vista. La gente perdía sus casas por deudas, perdía los negocios, la privatización de YPF recién se empezaba a sentir fuertemente en ese momento. Tampoco había empleo y el valor del dinero en el hermano país de Bolivia rendía más, entonces la gente iba a buscar mejores precios, lo que hizo que muera el comercio y el mercado industrial y comercial de la zona. Todo esto contribuyó a que era inminente una protesta social.

Lila Antequera, mefáfono en mano. A su lado, Santiago Payo, actual gerente del Hospital de Tartagal.

«Los cortes de luz de más de 12 horas fueron tremendos en octubre del 96, y se recrudecen en enero y en febrero, los comercios perdían lo poco que tenían.

«Elaboramos entonces un plan de gobierno pensando cuales eran las alternativas viables. Ese plan se lo enviamos al Presidente de la Nación, senadores, diputados, gobernador de la provincia, intendentes, concejales, a todos, sin obtener respuestas.

«En una de las asambleas, que se venían haciendo en la plaza, la gente demanda que se vaya directamente a la ruta. Y el primer corte grande se genera el 7 de mayo de 1997, con la unificación de voces de todos los sectores. A las 8 de la noche la gente camina de Tartagal a Mosconi por considerar que era el lugar estratégico para cortar. La ruta amanece llena de vecinos y, a partir de ahí, la ruta 34, en una distancia de 10 kilómetros, se hace como una peatonal. La ruta se convirtió el lugar común donde familias enteras iban a desayunar, a almorzar, porque era el lugar donde cada uno llevaba lo que tenia y se compartía.

«Como mujeres estuvimos en la previa, en la organización y en la planificación del proyecto de gobierno, tuvimos voz y voto sin distinción. Cuando entrÁbamos a las mesas de dialogo, entrÁbamos mujeres y hombres juntos codo a codo.

«El rol de la mujer ha sido sumamente importante, porque en un hogar la voz determinante era la de la mujer, y de ahí arrastró a todos los integrantes de la familia a apoyar esto que fue una lucha conjunta. Como mujeres hemos amanecido en la ruta, hemos permanecido caminado de a un corte al otro, peleando codo a codo por un lugar que el Norte merecía y que durante tantos años había sido postergado.

«Siento una gran satisfacción de haber cumplido con mis hijos. Consideré y considero que era lo que debía hacer para poder mirar a mis hijos a la cara con orgullo y decirles ‘he buscado mejorar la calidad de vida para ustedes, para nosotros’ y les dejo a ellos la responsabilidad de que en donde hay una necesidad debe existir una lucha. El conformismo no alcanza, y que simplemente gritar desde el lugar, tampoco. Siempre hay que generar actitudes y actividades que realmente convoquen a sumar voluntades de pensamientos por el bien común

“Sigue intacta la estrategia de los piquetes”

Juan Nieva nació en Campamento Vespucio. De familia petrolera, fue trabajador de YPF y fundador de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de Mosconi.

«Participé en el corte de 1997, o sea, en la gran pueblada departamental. Antes habíamos realizado la toma por 23 días del Concejo Deliberante de Mosconi y un grupo de vecinos vino a verme para que después de este acontecimiento, que habíamos logrado hacer notorio ante las autoridades nacionales y provinciales, vayamos por más. En ese caso nos preparábamos para hacer algo similar a lo que había sido la pueblada de Cutral Co.

«Nos juntamos con diferentes personas y preparamos la estrategia para que realmente podamos ir a esa pueblada. Pensamos en que Marcelino Jerez, periodista de la zona, haga 3 días de huelga de hambre frente a las puertas del municipio de Tartagal y levantar su huelga de hambre solamente si la asamblea de la plaza de Tartagal aprobaba ir a un corte de ruta en General Mosconi. Esto fue aprobado y ahí empieza aquella gran pueblada. Recibíamos adhesiones de todas partes del país, llegaron muchos referentes a conocer lo que era esta lucha.

«La gente de Mosconi se fue sumando al otro día, llegaban maestras con delegaciones de alumnos, comerciantes, madereros, medianos empresarios, deudores del Banco Nación, desocupados, originarios, toda la comunidad. Comenzaron también a llegar vehículos de otras localidades. A la tarde ya era una gran pueblada.

«La primera autoridad que llega, era un funcionario de apellido Nazario (el entonces secretario de Seguridad de Salta Sergio Nazario fue detenido en 2002 acusado por el secuestro y desaparición de un grupo de militantes montoneros), que ofrece 1000 planes. Nosotros le dijimos que mejore la oferta y salió a hacer una difusión a través de una avioneta tirando panfletos diciendo que nosotros no queríamos negociar y que rechazábamos la oferta que hacia el gobierno provincial. La propuesta la mejoraron, negociaron.

«Al finalizar las jornadas de aquella gran epopeya, hay una sensación que sufrimos y llevamos adentro hasta el día de hoy. El arzobispo Cargnello, que ahora está en Salta y anteriormente era obispo de Orán y estaba en la mesa de negociación, no cumplió con los 1500 puestos de trabajo genuino que las empresas de petroleo iban a dar a la gente. Muy hábilmente este hombre estuvo, la noche antes de que finalice la pueblada, con un grupo de, podríamos decir piqueteros truchos, para confundir a la opinión y decir que los que queríamos quedarnos hasta cumplir con los puestos de trabajo genuinos éramos los intransigentes y que queríamos hacer que se derrame sangre, cosa que no era así. Desgraciadamente no se cumplió con la promesa.

«A 25 años de aquella gran pueblada podemos ver que sigue intacta la estrategia de los piquetes, de los cortes de ruta. El arma del pueblo tiene que ser la unidad, tenemos que hacer que realmente a través de un programa de reivindicaciones, podamos juntarnos mas allá e las ideologías, porque lo que primero están son las necesidades que padece el pueblo.

«Creo que sería bueno recordar estos hechos a 25 años, pero luchando también por los recursos naturales, que realmente haya un control y que se pueda desarrollar la zona. Porque hoy tenemos la mesa del litio pero integrada por multinacionales y funcionarios con políticas neoliberales. Entonces seguimos viendo que tarde o temprano volveremos a la ruta