19/05/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Una misión indígena del Pilcomayo, en situación crítica por falta de agua

14 DE FEBRERO 2022 – 13:01 Hace 5 días se rompió la bomba del pozo de San Luis, Santa Victoria Este, y dejó sin agua apta para el consumo a unas 70 familias. Además el río avanza y pone en peligro la zona.

Una misión indígena del Pilcomayo, en situación crítica por falta de agua

La comunidad de Misión San Luis, de Santa Victoria Este, está atravezando un momento crítico en medio de la emergencia sociosanitaria declarada en el norte de la provincia. Desde hace 5 días que no tienen el servicio de  agua apta para el consumo y la solución que plantean no satisface a los caciques.

La bomba del pozo se quemó hace más de 5 días y el reclamo de las familias es que la arreglen o cambien inmediatamente. No se puede luchar contra la desnutrición y las diarreas sin agua potable.

«Nosotros ya hablamos con la gente de Aguas del Norte y hasta ahora no hubo acción alguna. La solución que tienen no sirve porque nos quieren mandar el camión cisterna, pero acá no sirve porque no tenemos los tinacos. Esos fueron repartidos en los tiempos de las elecciones y los políticos sólo les dieron a tres familias. Nosotros necesitamos el servicio regular de agua apta para el consumo teniendo en cuenta que tenemos a niños con bajo peso, con diarreas y que el agua limpia es fundamental», dijo el cacique Celedonio Torres.

Se trata de una comunidad que aglutina a unas 70 familias, ubicada a unos 7 kilómetros al norte de Santa Victoria Este, sobre la margen del río Pilcomayo, en la denominada triple frontera con Bolivia y Paraguay.

«No sólo hay que cambiar la bomba sino también las conexiones. Hasta el día de hoy tenemos las mangueras viejas ya que están rotas, pinchadas, que se contaminan y que enferman a nuestros niños. Tenemos una manguera de emergencia que data de 2005. Ya hablamos de esto con Asistencia Crítica, con Asuntons Indígenas, con la Municipalidad, pero hasta ahora nunca hubo una solución», dijo Torres.

Lo que también preocupa al cacique y a la comunidad es a «falta de acompañamiento» del Estado en su problemática diaria. Una muy grave es la curva que hace el río Pilcomayo justo en frente de San Luis y que descarga toda su fuerza para el lado argentino. El agua se va comiendo las barrancas en donde están acentados los indígenas. Es la misma situación que pasa en Marca Borrada en donde el río ya le quitó parte de la casa a algunos criollos.

«Acá vemos que nadie nos ayuda; que estamos muy lejos de todo. Ya les dijimos a todas las autoridades que el río avanza y nadie hace nada. Se va comiendo poco a poco. Pedimos obras como muros de contención o gaviones, pero nada. Hay una falta total de acompañamiento a las nuestras problemáticas por parte de todas las autoridades. Acá hay poco alimento, mucha pobreza, falta de trabajo, tenemos viviendas muy precarias y ahora no tenemos agua y el río nos arrincona. Si esto sigue así, saldremos a cortar la ruta (provincial 54) para que nos escuchen», dijo Celedonio.