05/07/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Tras dos años de pandemia una multitud participó del acto por el Día de la Memoria

Y un día el pueblo volvió a llenar Plaza de Mayo

Gente suelta, organizaciones sociales, partidos políticos, organismos de derechos humanos, colmaron la principal plaza del país para reclamar Memoria, Verdad y Justicia a 46 años del golpe de Estado. 

Por María Cafferata

25 de marzo de 2022 – 01:23

Los organismos de derechos humanos convocantes leyeron un documento ante la multitud que llenó Plaza de Mayo. (Fuente: Sandra Cartasso)
Los organismos de derechos humanos convocantes leyeron un documento ante la multitud que llenó Plaza de Mayo.. Imagen: Sandra Cartasso

Luego de dos años de pandemia, de dos años de tener que concebir campañas que permitieran ejercitar la memoria pero a la distancia, este 24 de marzo terminó conmemorándose como tantos familiares de víctimas y sobrevivientes de la última dictadura cívico militar habían estado ansiado: con una marea de cientos de miles de personas en las calles. En ocasión del 46 aniversario del golpe de Estado de 1976, las plazas de todo el país se colmaron de gente común, organizaciones sociales, centros de estudiantes, partidos políticos y organismos de derechos humanos. El plato fuerte fue, sin embargo, la inmensa movilización a Plaza de Mayo de los organismos que, bajo la consigna «Memoria para defender la soberanía. Verdad por las y los 30 mil, Justicia para el pueblo», terminó con la lectura de un documento que apuntó con dureza contra la persistencia de los discursos negacionistas y la responsabilidad de los grupos económicos y judiciales en el genocidio. El acuerdo con el FMI, por otro lado, también sobrevoló muchas de las convocatorias, como la de Asociación de Madres de Plaza de Mayo, la del Encuentro Memoria, verdad y Justicia y la de La Cámpora, que como en años anteriores partió temprano desde el espacio de memoria de la ex Esma.

«Volvimos», se repetían, una y otra vez, las decenas de personas que al mediodía comenzaban a acercarse a la plaza por avenida de Mayo. La felicidad por el reencuentro en las calles era la norma y por todos lados se veían familias y grupos de chicos y chicas que celebraban poder volver a movilizar luego de dos años de pandemia. «Poder juntarnos después de dos años es muy importante. Me emociona, en especial cuando veo tanta gente joven que va a ser quien va a tener que continuar la lucha. Me emociono, pero estoy contenta», dijo, al borde de las lágrimas, Rosalía Castello, hermana de Marcelo Castello, un delegado de Entel que fue desaparecido en 1977, mientras aguarda para alzar la bandera azul que lleva la cara de los familiares desaparecidos. «Creo que hoy debe haber más de un millón de personas. Esta es la memoria de nuestro pueblo», añadió Marta Schwartzman, que caminaba lentamente al lado de la bandera, como intentando cerciorarse que todes los nombres y rostros de las víctimas estuvieran ahí. 

Remeras que decían «Nunca Más», fotografías con el rostro de los familiares y amigos desaparecidos por la dictadura, carteles que rezaban «Elegimos Memoria» o «¿Dónde está Tehuel?», banderas (cientos, miles de banderas) de agrupaciones y de organismos de Derechos Humanos, pañuelos que llevaban escrito con marcador indeleble «¿Dónde están?»: las inmediaciones de Plaza de Mayo era un festival de consignas e intervenciones artísticas como en los tiempos pre pandémicos. La diferencia era que muchos (aunque no la mayoría) llevaban también barbijos intervenidos con frases como «Son 30 mil»

«Marchamos con barbijo y nos cuidamos con memoria», había sido la consigna que lanzaron los organismos para encuadrar la convocatoria, dando cuenta de su habilidad para transformar ciertos obstáculos, como la crisis sanitaria, en un acto simbólico que potenciara, aún más, la consiga de Memoria Verdad y Justicia. Primero fueron las rondas y los pañuelos blancos para hacer frente a la dictadura; luego, los escraches para lidiar con la impunidad; y, ahora, en estos dos años de convivencia con la Covid 19, toda la creatividad fue puesta al cuidado de la pandemia. Por eso en 2020 y 2021 los organismos organizaron campañas que pudieran colectivizar el reclamo de Memoria desde el domicilio de cada uno, como los pañuelos blancos en los balcones o las plantaciones de árboles.

Desde las 9 de la mañana, a su vez, un móvil de Página/12 y AM750 no solo estuvo trasmitiendo sobre las distintas actividades por el Día de la Memoria desde Plaza de Mayo, sino que llegó a repartir 10 mil barbijos con las consignas «Nunca Más» y «Son 30 mil».

«Reafirmamos la lucha»: el documento

A las 4 de la tarde, unos pocos minutos después de que hubiera comenzado a llover, la bandera azul ingresó a Plaza de Mayo. Las personas que la llevaban –algunos familiares y amigos de las víctimas, pero no todos– entraban saltando, cantando o, incluso, llorando. Muchos hacían la V a los drones que sobrevolaban en el cielo, otros interrumpían la marcha y se abrazaban con un conocido que habían visto cerca. A unos metros, en las diagonales, aguardaban el resto de las organizaciones políticas y sociales que habían movilizado hace unas horas: el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la CCC, Liberación Popular, La Poderosa, Peronismo 26 de Julio, MUP, entre muchísimos otras. Todas esperaban lo mismo, el documento redactado por las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, APDH, Asociación Buena Memoria, Liga Argentina, Comisión Memoria, Verdad y Justicia, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.

«Memoria para defender la soberanía. Verdad por los y las 30 mil. Justicia para el pueblo», arrancó pasadas las 17 Lita Boitano, quien fue introducida como una «rockstar» junto a Taty Almeida. «A 46 años del golpe genocida, y luego de dos años de cuidarnos, volvemos a marchar a la Plaza de Mayo, nuestra Plaza. Una vez más, llegamos con las fotos de quienes fueron víctimas del genocidio. Sus ausencias nos siguen doliendo, pero traemos en alto sus banderas, sus rostros, sus nombres, sus historias, sus vidas y militancias, y los hacemos presentes», continuó Graciela Lois. El documento, además de recordar que este año se cumplían los 40 años de la guerra de Malvinas y los 50 de la Masacre de Trelew, giró principalmente sobre las responsabilidades económicas y judiciales durante la dictadura. «El aniquilamiento del llamado enemigo interno y el disciplinamiento de la sociedad tienen responsables económicos, grupos empresariales y militares, que contaron con el apoyo eclesiástico y de la corporación judicial que, hoy como ayer, representa los intereses de las clases poderosas», denunciaron los organismos, que pidieron «juicio y castigo» a los responsables «de la miseria planificada».

«Reafirmamos hoy que son 30 mil porque viven en la memoria, pero también porque los insistentes discursos negacionistas vuelven necesario recordar que no se trata sólo de un número: son las historias de las miles y miles de familias», añadieron los organismos, que pidieron sancionar un marco normativo que pusiera un límite a los discursos de odio. Hubo también fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri: «Con la llegada de los sectores concentrados de poder al gobierno de la mano de Mauricio Macri volvió el endeudamiento internacional. Fue un gobierno para pocos, con hambre para muchos». 

Las marchas

Como todos los años, el Día de la Memoria estuvo atravesado por numerosas movilizaciones. Las agrupaciones de izquierda, junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia, marcharon al mediodía a Plaza de Mayo con una consigna en contra el acuerdo con el FMI. «30 mil compañeras y compañeros detenidos-desaparecidos, presentes. No al acuerdo del gobierno con el FMI», sostuvieron, tanto al comienzo como en el cierre, en el documento que leyeron pasadas las dos de la tarde. Cerca de las 15.30, por otro lado, la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, le entregó el Pañuelo de las Madres a la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, y dio un discurso junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof. La consigna de esta actividad mencionaba, también, el entendimiento con el Fondo: «Con el FMI en el país, morirán más niñxs de hambre».

Paralelamente, La Cámpora se movilizó desde el Espacio Memoria ESMA hasta la Plaza de Mayo. La columna fue masiva y representó una potente demostración de fuerza. Participaron Máximo Kirchner, Andrés «Cuervo» Larroque, «Wado» De Pedro, Axel Kicillof, Mayra Mendoza, Luana Volnovich, entre otros. El presidente Alberto Fernández, mientras tanto, protagonizó un acto en el Polo Científico del Ministerio de Ciencia y Tecnología. A su turno, Cristina Kirchner se expresó a través de Twitter donde publicó fotos de la multitud, destacó la marcha de La Cámpora y que otra vez se haya colmado Plaza de Mayo.