05/07/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Señalan que Salta se acerca al posible fin de la segunda ola

En los hospitales de Capital se abocan a atender otras patologías que se descuidaron. Preocupados por la variante Delta, piden sostener cuidados y completar la vacunación.

.Con menos demanda a los servicios de salud por parte de pacientes con COVID-19 en las últimas semanas, gerentes de hospitales señalan que Salta se acerca al posible fin de la segunda ola de la pandemia.

Desde los nosocomios esperan en septiembre volcarse de lleno a la atención de patologías que quedaron desatendidas los últimos meses y a la programación de cirugías que fueron postergadas, en algunos casos, desde el año pasado.

Los gerentes se mostraron preocupados por la llegada de la variante Delta, que amenaza con ser de circulación comunitaria en Córdoba y en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Pidieron a la población mantener los cuidados para prevenir contagios y completar los esquemas de vacunación para mejorar la protección frente a una posible infección por coronavirus. Aseguraron que la combinación de la primera dosis de Sputnik V con Moderna o Astrazeneca es «eficaz».

Ayer se confirmaron 196 casos nuevos de COVID-19 en Salta: 171, por pruebas de laboratorio y 25, por el cuadro clínico y el nexo epidemiológico de los pacientes.

Desde el inicio de la pandemia se confirmaron 82.329 casos en la provincia, de los cuales 74.402 se recuperaron, lo que representa el 90 por ciento. Hay 141 pacientes internados en unidades de terapia intensiva y 80 con asistencia respiratoria mecánica. Hasta ahora fallecieron 2.340 personas por COVID-19 en Salta.

Mejor situación sanitaria

Mientras en algunos hospitales se mantuvo la atención habitual durante la segunda ola, en otros todos los servicios se vieron afectados.

En el hospital Señor del Milagro, por ejemplo, los últimos meses todos los especialistas atendieron el número habitual de pacientes, que son entre 10 y 12 por día, por consultorio y por especialista.

En el hospital Papa Francisco, que fue el nosocomio de referencia durante la emergencia sanitaria, comenzarán desde el 1 de septiembre a refuncionalizar los servicios.

En los consultorios externos volverán a programar la atención de patologías clínicas y quirúrgicas que se hacían antes. La guardia externa seguirá cerrada un tiempo más.

«Por la pandemia quedaron desatendidas muchas enfermedades crónicas no transmisibles. La idea es volver a darle respuesta a esa gente», expresó Ricardo León de la Fuente, jefe del Programa de Medicina Interna.

Como el nivel de ocupación de camas bajó al 70 por ciento, quieren destinar las que están disponibles a la atención de otras patologías.

En el hospital Dr. Arturo Oñativia, mientras disminuye la cantidad de internaciones por COVID-19, empieza a haber más por otras patologías y el nivel de ocupación de camas se mantiene casi a tope.

El gerente, Marcelo Nallar, contó que ahora se ven las consecuencias de no haber atendido en tiempo y forma la demanda habitual: «Como en todo el mundo, empezamos a ver casos avanzados oncológicos. Por las diabetes no muy bien controladas, vemos insuficiencia renal, pie diabético o patología cardiovascular. Como hubo menos operaciones de vesículas, hay pancreatitis y otros casos complejos».

Nallar mencionó que, en la actualidad, quienes tienen cuadros graves de COVID-19 son personas no vacunadas y con patologías preexistentes, como obesidad. Consideró que es importante que haya un lugar para tratar a pacientes que quedaron con insuficiencia respiratoria o con secuelas neurológicas tras cursar la COVID-19.

El subgerente del hospital San Bernardo, Fernando Cardos, aseguró que están volviendo «a la normalidad». Comentó que se retomó la atención de los consultorios externos: ahora funcionan en un 70 por ciento, en general, y este mes esperan llegar al 100 por ciento.

Comenzaron a retomar cirugías que habían sido suspendidas el año pasado, mientras las operaciones de urgencia se hicieron siempre.

En la actualidad la ocupación de camas es del 90 por ciento, cuando lo habitual es que sea del 98 por ciento.

¿Se viene otra ola?

Los gerentes revelaron estar preocupados por la posible llegada de la variante Delta. «Mientras se avance con la vacunación y la gente se siga cuidando, ese miedo no nos debería preocupar tanto», manifestó León de la Fuente.

Los médicos consideraron que es importante completar los esquemas de vacunación de la mayor cantidad de gente posible. Pidieron a quienes tienen la primera dosis de Sputnik V no esperar y combinar con Astrazeneca o Moderna, para estar más protegidos frente a esta variante y otras que pudieran aparecer.

Cardos aseguró que el sistema de salud de la provincia está «mucho más preparado» para la irrupción de una nueva ola de coronavirus.

Sacarán la carpa 

En septiembre se desarmará la carpa de cribado que está desde hace casi un año al costado del hospital San Bernardo.
En los peores momentos de la pandemia este espacio, con unas 50 camas, recibió a pacientes con cuadros leves de COVID-19 que requerían oxígeno. Estaban allí durante unas horas, hasta que se encontraba lugar para internarlos en algún hospital o clínica de Capital. 
El año pasado, en la primera ola, el San Bernardo fue el hospital que más camas aportó al sistema de salud provincial, con un total de 170 unidades -las de la carpa, incluidas-. 

FUENTE (El Tribuno)