10/12/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Prevén una campaña con buenas lluvias en el área agrícola salteña

La Perspectiva Agroclimática Estacional de la Bolsa de Cereales anticipó una temporada 2021/2022 con precipitaciones abundantes en el NOA y limitantes climáticas significativas en el centro del país.

Lluvias abundantes con posibilidades de tormentas fuertes que podrían ocasionar desbordes en ríos y arroyos es el pronóstico para la temporada 2021/22 para Salta y las provincias del NOA.

De esta manera, mientras en el resto del país sufren la falta de precipitaciones, en la provincia los productores deberán estar atentos a no sufrir inconvenientes por los excesos hídricos de lo que aparece como una nueva influencia del fenómeno conocido como La Niña, al igual que el año pasado.

En este sentido, la previsión también importa a las autoridades ya que se esperan abundantes lluvias en el NOA y sur de Bolivia, con las conocidas consecuencias de crecidas de los cursos de agua en el Norte provincial que esa situación conlleva.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires publicó la perspectiva agroclimática estacional, elaborada por el ingeniero agrónomo Eduardo Sierra, la que da cuenta que el océano Pacífico ecuatorial presenta una alternancia de focos levemente cálidos y levemente fríos, que dan un promedio neutral levemente frío, pero el Pacífico Subtropical conserva una amplia franja con temperaturas por debajo de lo normal, considerado residuo de La Niña de la temporada anterior, que otorga la materia prima para la reactivación del fenómeno, hacia la primavera próxima. No obstante, aclaró que es probable que no se arribe a un episodio de pleno desarrollo.

Grandes contrastes

Por su parte, el océano Atlántico observa un estado muy contrastante, con amplias extensiones de aguas calientes y otras con aguas frías. Entre estas anomalías se destaca que el litoral atlántico argentino ha venido enfriándose, debido al avance hacia el norte de la corriente marina fría de Malvinas, lo que generó que la entrada de humedad solo llegue a las áreas costeras y no logre extenderse hacia el interior del área agrícola.

Al igual que en la temporada anterior, en lo que va del invierno de este año, la actividad del Polo Sur pasó a mostrar valores negativos por debajo de lo normal, siendo probable que se mantenga en ese estado la mayor parte del verano de 2022, impulsando masas de aire frío y seco hacia el interior del continente y contribuyendo al desarrollo de un estado cercano a La Niña al empujar hacia el Ecuador la masa de aguas frías que ocupa el Pacífico Subtropical.

Todo este comportamiento climático lleva, de acuerdo a lo expuesto por Sierra, a que se espere una temporada 2021/2022 que observará precipitaciones superiores a lo normal en el noroeste argentino y Bolivia, con riesgo incluso de tormentas severas y desbordes de los ríos y arroyos.

Por el contrario, habrá limitantes climáticas significativas que incluirán fuertes vientos polares y el enfriamiento del Litoral Atlántico. Aunque dichas perturbaciones apuntan a asumir una menor intensidad que en la temporada anterior, es posible que presenten importantes limitaciones, entre las que se destacará un amplio foco de sequía sobre el interior del área agrícola argentina, el este del Paraguay y el sur de Brasil, que alcanzará su mayor expresión entre mediados y finales del verano 2022.

Desde el punto de vista térmico, las irrupciones de aire polar más intensas ya tuvieron lugar en la etapa inicial de invierno, y no se esperan otros eventos similares en lo que resta de la temporada, pero la primavera y el verano podrían traer consigo fuertes calores.

En el centro del país, los grandes ríos tardarán en recuperar su caudal, por lo que es posible que la creciente estival sea modesta, observándose una nueva bajante en el otoño/invierno de 2022, aunque no tan pronunciada como la registrada este año.

Lluvias tempranas en primavera

Durante la primavera el NOA y Bolivia observarán una activación temprana de las precipitaciones, con registros superiores a lo normal, con tormentas severas, con aguaceros torrenciales, vientos y episodios intensos de granizo.

Debido al enfriamiento del Pacífico, el noroeste argentino, Bolivia y el oeste del Paraguay experimentarán precipitaciones superiores a lo normal, con riesgo de tormentas severas, desbordes de ríos y arroyos, etcétera.

Se incrementarán las precipitaciones en las altas cuencas de los grandes ríos Paraná y Paraguay, mejorando el calado de los puertos fluviales, si bien este proceso será lento, y recién comenzará a notarse hacia el final de la estación.

Finalmente, Sierra reveló que con la llegada del verano, se acentuará la acción de los factores climáticos negativos, por lo que las lluvias continuarán siendo inferiores a lo normal en el interior del área agrícola, y solo las zonas cercanas al océano Atlántico recibirán precipitaciones abundantes.

El NOA y Bolivia continuarán con precipitaciones superiores a lo normal, con riesgo de tormentas severas y desbordes de ríos y arroyos.

Las lluvias continuarán siendo abundantes en las altas cuencas del Paraguay y el Paraná, pero no lo harán en sus bajas cuencas. No obstante, es probable que los aportes de las altas cuencas logren recuperar en buena medida el calado de la hidrovía y los puertos fluviales, pero esto se concretará recién hacia el final de la estación.

FUENTE (ElTribuno)