27/01/2023

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.


Pasó del desinterés por la política al odio al kirchnerismo

Atentado a CFK: La transformación de Brenda Uliarte tras su relación con El Presto 

En los chats del entorno de Uliarte, detenida por el intento de asesinar a la vicepresidenta, sus amistades comentaban los cambios que experimentó la mujer en el último año, cuando mantuvo una relación con el violento youtuber Eduardo Prestofelippo, y su «mágica» conversión en «federalista», por la agrupación de ultraderecha Revolución Federal. La hipótesis de la instigación del ataque.

Por Irina Hauser y Raúl Kollmann

7 de octubre de 2022 – 01:44

«Jajaj, a Brenda hasta principio de año le chupaba un huevo la política. Ahora mágicamente se hizo federalista. Anti K. Algo pasó ahí«. El comentario pertenece a Agustina Díaz, una de las detenidas por el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner, y alude a su amiga Brenda Uliarte, cuyo papel en los hechos se vuelve cada vez más relevante. Díaz chateaba con alguien que figura en su celular como «Giuli». Un informe que la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) entregó a la jueza María Eugenia Capuchetti, sostiene que ese cambio en la vida de Uliarte podría estar ligado a la relación que tuvo con Eduardo Prestofelippo, el youtuber y odiador de ultaraderecha conocido como «El Presto», que habría comenzado «entre abril o mayo» de este año. Es decir, según ese planteo, hay que investigar si existió instigación o alguna clase de influencia de Prestofelippo quien, en 2020 amenazó así a CFK: «Vos no vas a salir viva de este estallido social. Te queda poco tiempo». Este año además El Presto fue condenado por hostigar a Fabiola Yañez.  

El pasado de Uliarte 

La conversación entre Agustina Díaz y Giuli ocurre cuatro días después de la detención de Uliarte y cinco antes de la detención de la propia Díaz. Pareciera que miran noticieros y se ríen de la situación y los comentarios periodísticos. 

— Lo del ex me pareció muy wtf, sacar a un ex (que parecía re resentido) a hablar sobre la mina y el novio es muy ??? (sic). Se nota que solo buscan faranduleo y scar mierda sobre ambos porque son los malos del asuntos –dice Giuli. 

Se refería a una ex pareja de Uliarte, Andrés, que fue entrevistado en televisión y que luego se contactó con el juzgado para decir que ella había pasado por su casa la noche del atentado y que había dejado una bolsa blanca, que entregó, y que se mandó a peritar porque aparece cargándola en las inmediaciones de la casa de CFK cuando detienen Fernando Sabag Montiel. Se trata de establecer si ahí llevó un arma. 

— Encima me encantó la parte en la que el periodista dijo «la persona que mejor conoce a Brenda» –acota Agustina Díaz, y ahí es donde comenta que antes a Uliarte no le importaba la política. Eso mismo fue lo que declaró el «ex», Andrés, en el juzgado. 

Díaz utiliza la frase «se hizo federalista», una denominación que remite inevitablemente a la organización violenta y de ultraderecha Revolución Federal, que todavía no está claro qué vinculación tiene con el ataque a CFK del 1 de septiembre. Sí se sabe que Uliarte participó en una de sus manifestaciones el 18 de agosto, que fue una marcha de antorchas en la puerta de la Casa Rosada. De hecho comenta con Diaz sobre los preparativos. Pero hablan del tema bastante antes: ya el 4 de julio Uliarte le dice: «Yo estoy organizando para ir a hacer bardo a la casa rosada con bombas motolov y todo». Díaz, a quien Uliarte tenía agendada como «Amor de mi vida», le responde «por eso te amo». «El tema es cómo», le decía Uliarte, como quien piensa en voz alta, porque «la vieja tiene seguridad». «No es joda boluda. Estoy armando un grupo para ir con antorchas, bombas, fierro todo. Voy a ser la libertadora de Argentina. Estuve practicando tiro, se usar un fierro», alardeaba. Luego decía que ya estaba cansada de las protestas y que había que «pasar a la acción». 

Algo de esto es repasado, pero en el tono de comentar lo que mostraban los medios, por Agustina Díaz y Giuli. 

— Eso, decían que estuvo en no se qué mierda contra la casa rosada o algo así. Y que estaba haciendo activismo en no sé que mierda –señala Giuli. 

— Si, en la quema, ella había subido los videos en sus estados me acuerdo –le conetesta Díaz. 

El Presto

Los intercambios entre Uliarte y El Presto que fueron entregados al juzgado muestran que tuvieron una relación íntima/sentimental y que duró unos tres meses. Empezaron hablando por Instagram y siguieron por WhatsApp. Se vieron por lo menos una vez. Le cuenta incluso a Agustina Díaz. «Estoy con mi crush», le dijo el 23 de mayo. Lo nombraba como «el periodista» y, en determinado momento en que él le puso distancia y pareció perder interés, lo empieza a llamar «el pelotudo». Ella se obsesiona a punto tal que contrata una persona para que le hackee las redes y lo espíe. 

Para el expediente, lo importante no son los romances de Uliarte sino si las personas con las que se vinculaba pudieron tener alguna influencia sobre ella y, eventualmente, sobre el resto del grupo de los copos de azúcar. En los intercambios con Prestofelippo rescatados del celular de Uliarte (frente a lo cual hay que tener en cuenta que la demora en su detención no garantiza que esté todo, ya que pudo haber borrado mensajes y contenido) no aparece la cuestión política de manera explícita. Pero sí hay cuestiones sugestivas. Surge el interés que ella tenía por su perfil y actividades. 

El 11 de junio, por ejemplo, Uliarte le avisa a él: «Estoy yendo a la función en La Plata». «Hola Ambar», le dice él, llamándola por el seudónimo que utilizaba. «Ya arrancó pero venite venite, que después habla Diego Recalde, eh hablo yo, le queda como cuarenta y cinco, cincuenta minutos a la película…» ¿De qué se trataba el evento? La respuesta está en el portal que maneja El Presto llamado Data 24, donde se anuncia para ese día la proyección de «King Perón, el Rey del los gorilas» y la publicación cuenta que participan, entre otros, Patricia Bullrich, Fernando Iglesias y Julio Bárbaro

La mención a Bullrich no parece casual. La presidenta del PRO, además de sacarse una foto con El Presto en Córdoba, de donde es oriundo, dijo: «Me alegra que haya jóvenes comunicadores que se animen a hablar y a manifestar sus ideas sin se políticamente correctos». 

El perfil de este hombre se puede rastrear en las fotos de su adolescencia, cuando se retrató, por ejemplo, con el genocida Jorge Rafael Videla. Por las amenazas a CFK estuvo detenido a raíz de que intentó obstaculizar que lo allanaran, luego fue liberado y esa causa no le generó consecuencias. En cambio fue condenado a treinta días de prisión por hostigar a Fabiola Yáñez. El abogado de la primera dama, Juan Pablo Fioribello, dijo que Prestofelippo viene «permanentemente subiendo la apuesta», señaló que realiza «un ataque sistematizado de todo tipo de calumnias, hechos discriminatorios, violencia de todo tipo en el contexto digital».

El día antes del ataque

Un dato llamativo es que Uliarte le hablaba de El Presto a Sabag Montiel. El 24 de agosto, por ejemplo, ella le comenta: «Adivina? El presto vio mi pelo y ahora empezó a seguir minas con mi mismo color de pelo». El 31 de agosto, es decir, el día previo al intento de asesinato de la vicepresidenta, Uliarte le dice a Sabag algo que en el contexto de lo sucedido ahora suena inquietante: 

— Presto sabe –comenta ella. Luego hay un mensaje borrado. 

— Yo ya les dije. Ah por eso va a La Boca. No sé muy raro que sepa –contesta Sabag. 

Luego Sabag Montiel le manda a Brenda un audio donde le dice: «Vos decís que el chabón sube una foto en La Boca porque sabe que estabas en un balcón? No se, me parece medio casualidad». Uliarte responde: «Y si vio mi foto en la casa de Checho se ve la calle. El fondo es en Montes de Oca». Checho es Sergio Orozco, el dueño de ese lugar en La Boca donde solía juntarse el grupo de «los copitos» y donde Gabriel Carrizo, otro de los detenidos, convocó a una reunión apenas un rato después del intento de magnicidio. La charla es confusa pero genera algunos enigmas. ¿Hubo un encuentro en ese sitio el día anterior al atentado? ¿Fue parte de una planificación? ¿Qué hablaba Brenda con El Presto más allá del romance?  

Vínculos 

A través del contenido de las comunicaciones, se pudo determinar que el papel de Brenda Uliarte fue relevante por ser quién en forma constante señalaba su intención de asesinar a la vicepresidenta. «Mandé a matar a Cristina», «hoy me convierto en San Martín», son algunas de sus frases más conocidas, además de afirmar que ella no fallaría como Sabag Montiel. Con Carrizo incluso siguieron planeando otro intento de asesinar a CFK dos horas después de la detención de Sabag. Carrizo incluso dice en  otra conversación que quiere matar «al jefe de la Cámpora», por Máximo Kirchner.

Los vínculos de Uliarte son centrales en la investigación, donde resta determinar si fueron efectivamente objeto de influencia y si tuvieron alguna clase de financiamiento, más aún teniendo en cuenta que manejaban armas (como reveló este diario hay tres pistolas en investigación, una de ellas cara y sofisticada) y hasta planeaban alquilar un departamento en Recoleta cerca de la casa de CFK.