05/07/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

“Más de 400 jóvenes tienen la posibilidad de estudiar Medicina”

El rector de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), Víctor Hugo Claros, hace unos días tuvo la alegría de anunciar que la carrera de Medicina pasará a depender a partir del próximo año de la UNSa. Algo que deseaba con muchas fuerzas hacía un tiempo y ahora lo pudo cumplir.

VÍCTOR HUGO CLAROS, RECTOR DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SALTA.


Después de atravesar algunos meses un cuadro de salud delicado, el contador Claros volvió al ruedo con buenas noticias. En diálogo telefónico con El Tribuno habló de la importancia de la carrera de Medicina en tiempos de pandemia, del gran interés que despierta entre los jóvenes salteños y de la posibilidad que significa para estudiantes de escasos recursos de la Capital y del interior profundo que no podrían ir a otras provincias a cursar la carrera.
Claros destacó que hay 26 jóvenes en el último año de Medicina que “a fin de año, yo creo, habrá chicos que recibirán su título de la universidad de Tucumán”. Se trataría de la primera camada de médicos egresados que realizaron íntegramente su carrera en Salta.

Sobre la ampliación de cupo de ingresantes dijo que es un tema que va a definir el Consejo Superior de la universidad, de acuerdo a las indicaciones de la Coneau. 


Consultado sobre la vuelta a la presencialidad en la casa de estudios después del receso de invierno manifestó: “No sabemos cuándo va a haber presencialidad, nadie puede saber eso, estamos con 700 infectados por día, ni los médicos saben”. Respecto a las clases virtuales añadió: “Me parece que los estudiantes y los docentes se pusieron a la altura de las circunstancias”.

Desde que está la carrera de Medicina como extensión áulica en Salta, es decir, desde 2015 hasta ahora, ¿cuántos estudiantes pudieron ingresar a la carrera?
En estos seis años son poco más de 400 los jóvenes que ingresaron y tienen la posibilidad de estudiar Medicina en la UNSa, en 2021 entraron 137. 
¿Cuál es la deserción en la carrera de Medicina, de acuerdo a lo analizado en estos seis años?
-Casi nula.

¿Por qué cree que sucede esto, que es casi nula la deserción?
En primer lugar, la selección que se hace en el examen de ingreso. De 600 o 580 que rendían el sesentavo sacaba de nota 8,25, o sea, el que sacaba 8,19 ya no entraba. La otra es que las comisiones son de pocos alumnos, en primero, segundo y tercero hay entre 12 y 14 alumnos, pueden llegar a 15, y la enseñanza es casi personalizada. Luego cuarto y quinto pueden ser hasta ocho alumnos, incluso en el interhospitalario, en la final, son de cinco alumnos, que son los médicos que andan viendo los pacientes. Me parece que esos son los factores, todos los que entran son muy buenos alumnos, eso no quiere decir que yo no esté con lo irrestricto, soy partidario del ingreso irrestricto en la universidad, acá hay que diferenciar Medicina de otras carreras. La universidad está para todos, yo contesto específicamente la pregunta. 

¿Se va a ampliar el cupo de ingresantes a partir del próximo año?
Esa es una decisión que va a analizar y tomar el Consejo Superior, ni el decano ni el consejo directivo ni el rector. Lo que sí hay que tener en cuenta es que la Coneau en ese dictamen de acta 341, del 31 de marzo, de 20 hojas, que da motivo a la ordenanza 62, que es la que propone que se dé el reconocimiento oficial del título de la carrera de Medicina de la UNSa, dice que está para ingresantes de 100 a 300 alumnos, eso lo considera la Coneau (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) en base a la infraestructura, los laboratorios, los convenios con los hospitales escuela y en base a los 82 docentes que tiene la carrera. 

¿El plantel de profesores está conformado hoy en día con docentes de Tucumán?, ¿habrá cambios?
La gran mayoría son profesores de Salta, solo los que están a cargo de la cátedra como asesores son de Tucumán, pero los que están en la enseñanza diaria son de Salta. La gran mayoría tiene un posgrado en educación de Medicina, y justamente la Coneau nos está pidiendo que todos los años jerarquicemos a los docentes y les demos más dedicación para que puedan investigar.

De la mano con el anuncio de que la carrera va a pasar a depender de la UNSa, ¿hay novedades desde el punto de vista de la infraestructura?
Nosotros teníamos un laboratorio de Anatomía bastante grande y ahora estamos terminando la segunda etapa, algo que será muy importante para Medicina. El trabajo fundamental está también en los hospitales, hicimos convenios con el San Bernardo, Materno Infantil, Ragone, Oñativia, el Milagro (que ya venía de antes) y el Imac. Se trabaja mucho en el interhospitalario. En cuanto a las aulas, se están destinando algunas para Medicina. 
Por la pandemia, ahora se sigue trabajando con la virtualidad o remoto. Salvo los trabajos en laboratorios, tanto en Enfermería como Nutrición y Medicina se hicieron equipos de 20 personas. Presentamos el protocolo ante el Ministerio de Educación de la Nación con el aval del COE (Comité Operativo de Emergencia) de la Provincia para el regreso a la presencialidad, pero cumpliendo todas las normas. Dependemos mucho de lo que diga el COE de cada jurisdicción de acuerdo a la situación epidemiológica del momento.

Entonces, es probable que después del receso se avance en la universidad con la presencialidad…
No sabemos cuándo va a haber presencialidad, nadie puede saber eso, estamos con 700 infectados por día, ni los médicos saben. Además, nosotros necesitamos el transporte, de 32 mil o 34 mil pases gratuitos que hemos solicitado, 28 mil son para estudiantes nuestros. Tenemos que ver por los jóvenes de menos recursos, hay una dependencia muy grande con el tema del transporte y la autorización del COE.

En 2020 había 26 jóvenes que estaban en sexto año, por lo que este año ya se estarían recibiendo con título de Tucumán, pero habiendo cursado la carrera de forma íntegra en Salta, ¿eso es así?
Exactamente. El año pasado hubo un problema con el interhospitalario, ahora el hecho de tener convenios con los hospitales escuela ya se está haciendo. Eso es muy auspicioso para decir que a fin de año yo creo que van a haber chicos que recibirán su título de la Universidad de Tucumán. Después tenemos que articular bien con la Facultad de Medicina de Tucumán de qué va a pasar con los cursos avanzados, quiénes van a pasar directo para la UNSa y quiénes los que van a quedar para título de Tucumán. Apenas termine el receso nos reuniremos para definir.

Hay especialistas que hablan de una generación perdida porque sostienen que los estudiantes están aprendiendo poco en la virtualidad, ¿usted cómo analiza esta postura? 
Me parece un término muy pesimista eso de la “generación perdida”, no es tan así, acá nosotros hemos tenido egresados, hemos entregado títulos y se han tomado exámenes en la virtualidad y no creo que sea una generación perdida. Por supuesto que la presencialidad es muy fuerte, pero también hubo muchas posibilidades en la virtualidad para otros que a lo mejor no podían concurrir y también afectó a aquellos que no tienen conectividad. 
Lo dije hasta el cansancio en el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional), que hay que pegar una mirada al extremo de la Argentina, al norte, al interior profundo, donde hay muchos chicos que no tienen conectividad por más que uno le dé becas, pero acá lo último que podemos hacer los que somos responsables de la educación es decir “generación perdida”. Me parece que los estudiantes y los docentes se pusieron a la altura de las circunstancias para tratar de seguir y continuar en sus carreras.
La virtualidad llegó por la pandemia y va a haber mucho de la virtualidad que va a quedar aun cuando vuelva la presencialidad. No me sumo a eso de “generación perdida”, me parece que afecta mucho y es no reconocer el esfuerzo de muchísimos docentes y estudiantes que lo mismo procuraron estudiar. Y habría que preguntarles a los que dicen eso cuál es entonces la solución.

FUENTE (El Tribuno)