09/12/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Los salteños preparan las hierbas para la tradicional sahumada del 1 de agosto

27 DE JULIO 2022 – 08:51 El ritual de la se extiende a los hogares miles de salteños, oficinas y comercios. Una ceremonia prehispánica que perdura en el tiempo. Muchos aseguran que este año pedirán por salud.

Daniel Díaz

Daniel Díaz

Los salteños preparan las hierbas para la tradicional sahumada del 1 de agosto

Sahumar para ahuyentar los males y hacerle pedidos especiales a la Pachamama, es un ritual que se extiende a miles de hogares salteños, comercios y oficinas. 
Carina Costello, especialista en el rubro, contó que la gente ya prepara las hiervas y resinas que usará el 1 de agosto. “La mayoría de mis clientes me contó que este año pedirán por salud. Es la principal preocupación de la gente. Con salud se puede todo. Con ese fin, muchos hasta optan por bañarse con romero o ruda macho”, aseguró.
Sahumar es un antigua ceremonia prehispánica de limpieza espiritual y energética en la que se utiliza el humo de diversas hierbas y flores, con el fin de purificar la energía del ambiente y de las personas. En esta región, tiene marcados rasgos místicos y sagrados, que se hallan relacionados a la Pachamama o Madre Tierra

Antes de comenzar con la quema de las hiervas secas y resinas, es importante alcanzar un cierto grado de armonía espiritual. Se depositan entonces los elementos sobre un recipiente, que puede ser desde una lata común y corriente hasta sofisticados sahumadores, y se los enciende. Luego de arder algunos segundos, el fuego se consume y emana así el humo sanador. 

La persona encargada de sahumar recorre la habitación haciendo movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. El objetivo es que el humo llegue a todos los rincones, mientras las personas inhalan las emanaciones, agradecen y realizan sus más íntimos pedidos a la Pachamama.

Los entendidos explican que plantas como el romero, sanan, liberan y abren los corazones cerrados. La salvia, en tanto elimina las energías negativas, mientras que la lavanda restaura el balance y atrae el amor. Señalan, además, que también se usa la manzanilla para balancear el espíritu y liberar tensiones, mientras que la albahaca es la encargada de atraer la fortuna, el éxito y promover las reconciliaciones. En cuanto al laurel, es el encargado de brindar protección y las rosas favorecen la intuición y la pasión.

Existen combinaciones tradicionales, como la de la ruda, el romero y el incienso, que simbolizan fuerzas poderosas, la energía en estado puro, y se usan para pedir protección, armonía espiritual y para limpiar los ambientes. Esta mezcla -señalan- rejuvenece el aura y brinda equilibrio emocional.

 

Rituales andinos

En los tradicionales rituales que se realizarán el 1 de agosto en honor a la Pachamama a nivel comunitario o en los pueblos andinos, el rol del “chachero” es fundamental. Es quien acompaña al maestro de ceremonia que en este caso es el chamán o cacique, responsable de abrir y cerrar los actos de ofrenda o convite.
El chachero, en tanto, es el encargado de encender la “chacha”, planta propia de la región puneña con la que la gente se sahuma para liberarse de las malas energías, atraer la suerte y alejar los males de los bienes personales y seres queridos. 

Una de las responsabilidades del “chachero” es mantener la quemazón. Es decir, que el montículo de chacha -generalmente colocado directamente en el suelo- no se apague ni deje de humear. Esta tarea puede extenderse por una a dos horas, o el tiempo suficiente para que la gente que acude al lugar pueda sahumarse, impregnarse de ese humo espeso y protector bendecido por la Pacha. 

Un dato importante, la hierva tiene que ser verde y no debe generar llamas, porque de ser así rápidamente deben sofocarse  y el “chachero” pagar una multa, que consiste en tomar un trago de alcohol. Mantener encendida la chacha no es cosa fácil y requiere de destrezas y de experiencia.  

A la Pachamama se le ofrecen todo tipo de verduras, frutas, comidas y lo mejor que se haya obtenido durante el año, como carne de cordero, llama, etc. La gente es muy cuidadosa en este sentido y no escatima gastos ni esfuerzos. Los preparativos comienzan varios días antes. Se le entrega, además, todo tipo de bebidas, especialmente licores. Eso sí, tienen que ser nuevas.

En ese mismo acto, se procede a sacar a la luz las botellas enterradas el año anterior, un tanto consumidas, porque se presume que los espíritus de los ancestros que permanecen en la tierra, se sirvieron de ellas.

Además del cacique y el chachero, hay colaboradores que son los que alcanzan los cigarrillos, las hojas de coca, bebidas y comidas que se entierran en el pozo. Toda la gente participa de una u otra manera. Todos honrando a la Pacha para que los bendiga y les garantice un año próspero.


Detalles que hablan

Cada detalle que surge en el ritual representa una señal de la Pachamama, un mensaje emergido desde las entrañas de la Tierra y enviada por los espíritus. Por ejemplo, si la chacha se apaga o se enciende varias veces es una advertencia; si el nivel de líquido dentro de las botellas desenterradas es bajo, significa que la Madre Tierra está contenta y complacida, y que los ancestros las bebieron con fruición. Puede esperarse entonces un año lleno de abundancia, sino “agarrate Catalina”, expresó David Muñoz, viejo chachero en los rituales puneños.