03/07/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Hospital Ragone: se suman denuncias por irregularidades

8 DE JUNIO 2022 – 02:17 Tras una asamblea, trabajadores manifestaron que el clima está marcado por anomalías, como horas de guardia que se cobran pero no se cumplen.

Marianela Pereyra

Hospital Ragone: se suman denuncias por irregularidades

La asamblea de los trabajadores del hospital Ragone, ayer. Federico Medaa.

A la polémica por el estado deplorable del edificio donde funciona el hospital Ragone, único referente en la atención de salud mental, ahora se suman las denuncias relacionadas a un clima laboral signado por distintas irregularidades. Estas problemáticas salieron a la luz ayer, durante la asamblea que llevaron adelante los profesionales del centro asistencial, en el patio de la institución. Además, la mayoría de los trabajadores expresaron que ven muy lejano el cierre del hospital, tema del que habló el lunes el ministro de Salud Pública, Juan José Esteban.

Una profesional que pidió reservar su identidad por temor a represalias aseguró: «La solución implica no solamente contemplar el aspecto edilicio, sino también la interna laboral, ya que existe una serie de anomalías. Trajeron personas de otros hospitales para ocupar jefaturas. No se hacen concursos en las jefaturas que se asignan. Hay guardias realizadas sin pagar y otras no realizadas pero pagadas, sin contar que hay guardias realizadas por personas ajenas a las que se les paga».

Agregó que también hay jefaturas que se cobran pero no se cumplen, como así también jefaturas que se ejercen pero no se cobran. «A la desidia con relación a las condiciones edilicias se suma todo este aprovechamiento», dijo.

Por otra parte, para un grupo de enfermeros, el hospital debe ser intervenido. Ya hicieron este pedido por nota.

Es que consideran que «por más que vengan y construyan un hospital nuevo, si no hay un cambio total de la conducción, nada mejorará». Plantearon: «Queremos que se concursen todos los cargos de jefatura y que no sean a dedo. Se debe cambiar la gerencia, ya que es evidente que no hay capacidad o hay una saturación, o darnos la posibilidad de que nosotros la elijamos».

Los trabajadores aseguraron, además, que hay balances financieros que nunca se dieron a conocer.

Cierre

Juan José Esteban había manifestado el lunes que, a la larga, el hospital MIGUEL RAGONEdebería cerrarse y que la atención psiquiátrica se garantice en cualquier otro centro hospitalario, de acuerdo a lo que establece la ley nacional de salud mental.

«Es sumamente difícil el cierre por la cantidad de pacientes internados, que ronda entre 120 y 200, con cuadros de psicosis o consumo problemático y no tan solo son de la capital, sino del interior. Muchos no tienen familias. Además, la demanda de atención hoy es grandísima», manifestó un grupo de enfermeros y enfermeras.

Las casas de medio camino forman parte de una serie de alternativas a la institución manicomial planteadas por la ley sancionada en 2010. Se considera que son dispositivos modelo para la desinstitucionalización de los pacientes.

«Son una solución, pero a largo plazo. No son implementables ya. Tampoco hay salas de internación psiquiátrica en los demás hospitales como prevé la ley de salud mental», dijeron los médicos.

Sin apoyo familiar

«A los pacientes psiquiátricos los abandonan sus familiares y el Estado, pero son seres humanos. Hay pacientes que llevan internados aquí más años que nosotros trabajando», señaló a El Tribuno Julio Quispe, enfermero del hospital desde hace 12 años y delegado de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado).

Aseguró que desde el Ministerio de Salud les informaron el año pasado que había 72 millones para invertir en el hospital, pero que las mejoras aún no se ven, y que desde hace dos meses les prometen soluciones, pero que hasta el momento no hay novedades de licitaciones ni obras.

«La ley de salud mental tiene 12 años y no se hizo nada. Tenía que destinarse el 20 por ciento anual del presupuesto», agregó.

En el lugar falta prácticamente todo. El agua se corta porque la bomba está dañada y están esperando que les construyan un pozo. La luz en algunas ocasiones se corta porque las instalaciones son precarias. Las paredes y techos están en malas condiciones y la calefacción es escasa.

También hay problemas con la provisión de elementos básicos, como barbijos. Estos aspectos se detallaron en una carta abierta que difundieron los trabajadores para llamar la atención sobre la realidad del hospital.

Una médica, que también pidió resguardar su identidad por temor a represalias, expresó que el recurso humano del hospital «se ha sobreadaptado a las condiciones desfavorables e inhumanas de trabajo con mucha entrega y sacrificio».