17/08/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

Hay 230 mil dosis disponibles y la gente no va a vacunarse

La estrategia del Gobierno tiene que cambiar para atraer más gente.

En los últimos fines de semana hasta se llegó a vacunar en los shopping.

El Monitor Público de Vacunación nacional mostraba ayer números concretos: Salta recibió 1.031.296 vacunas contra la COVID-19 y aplicó en total 795.206 (entre primeras y segundas dosis). La diferencia entre estas cifras es 236.090 dosis disponibles para ser utilizadas.

De las aplicadas, 641.821 fueron primeras dosis y 153.385 segundas. Desde el Ministerio de Salud informaron -en su momento- que la población de mayores de 18 años en Salta es de unas 900 mil personas, por lo que hay un número muy grande de 250 mil personas que aún, pese a la campaña intensiva y a no exigir turno, no fueron a vacunarse.

Con este contexto hay que plantearse varios escenarios: el Gobierno tendría que pasar a una campaña más agresiva, yendo casa por casa a buscar a los que no se inocularon, dar incentivos -sorteos, descuentos en impuestos como ocurrió en otros países, beneficios en restaurantes- o ponerse en un papel más rígido.

Hay muchas personas que al ver la disponibilidad de las vacunas también reclaman su segunda dosis. Ante esto, desde Salud señalan que cada marca tiene un diferimiento distinto: AstraZeneca dos meses; Sinopharm, un mes y Sputnik V tres meses. De ese esquema no quieren moverse. Lo peor es que la variante Delta ya empezó a tocar la puerta y falta mucha gente vacunarse.

Poco entusiasmo

En medio de los promocionados sorteos de motocicletas para quienes se vacunen contra la COVID-19 en El Carril surgió una resolución polémica en Cerrillos, que pretende obligar a emitir los carnés de conducir solo a quienes se hayan vacunado contra el virus.

La falta de entusiasmo y responsabilidad en la población por inmunizarse contra el coronavirus llevó a las autoridades sanitarias y municipales a fomentar este tipo de acciones tendientes llegar a la mayoría de la población en estos tiempos de pandemia. La medida tanto de El Carril como de Cerrillos fue bien recibida por los vecinos, pero en otros casos sembró críticas de aquellos que no tienen interés en la vacunación. Muchos de ellos la consideraron como imposición, sin respetar la libre decisión del otro.

El Dr. Héctor Ortega, del hospital Santa Teresita de Cerrillos, salió a aclarar sobre esta metodología para los postulantes a la licencia de conducir, «no es una imposición, se respeta la voluntad del paciente que va a hacer el trámite del carné de conducir. Solo se pregunta para tener un registro de las personas que no están vacunadas, si tiene la vacuna o no. No es obligatorio».

A pesar de que está comprobado que la vacunación frena el avance del virus, por el Valle de Lerma la población no acude al llamado de los hospitales. En El Carril quedaron 900 dosis sin aplicarse. En Chicoana un número idéntico de dosis.

Para Cerrillos, con la mayor cantidad de infectados en la región hasta la fecha desde que comenzó la pandemia, es fundamental dar prioridad a la vacunación en la población, pero esto no está pasando.

El municipio de Campo Quijano, en tanto, se ha llegado en estos últimos días al 87% de la población objetivo vacunada.

FUENTE (El Tribuno)