17/08/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

El Gasoducto del Norte iniciará su «reversión» en poco tiempo

10 DE JUNIO 2022 – 00:59 Esto significa que Salta deberá traer gas desde otras regiones del país. El Tribuno había adelantado sobre las críticas reservas en Campo Durán. 

El Gasoducto del Norte iniciará su "reversión" en poco tiempo

La planta gasificadora en Pichanal de donde serán trasladados algunos componentes para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner. Agencia

La suerte del norte en materia de energía parece estar echada. Y se aprecia claramente cuando los grandes consorcios que operan la cuenca del NOA y que comprende las provincias de Salta y Jujuy dan a conocer las nuevas estrategias, nuevos negocios que emprenden que son una adaptación a la realidad actual y futura de la región.

El norte ha dejado hace más de una década de ser ese polo energético que la posicionó como la segunda productora de gas de la Argentina después de Neuquén, cuando de sus pozos emergían diariamente más de 20 millones de metros cúbicos de gas, sumando ese importantísimo volumen a todo el sistema de nuestro país, lo que permitía que hasta pudiera exportarse a otros países vecinos

Pero como sucedió con YPF en la década del ’90 que dejó de ser la empresa insignia de nuestro país y cuya privatización dejó las consecuencias por todos conocidas, hoy el norte vive un cimbronazo similar.

En pocos meses más, y tal como sucedió con el Poliducto que opera Refinor, que lleva los derivados que se procesaban en la Destilería de Campo Durán y que hace un par de años inició su «reversión», esta vez será TGN, la Transportadora del Gas del Norte, la que inicie ese proceso. En síntesis, en vez de llevar el producto que se procesa en la refinería ubicada en el municipio de Aguaray, los ductos que superan los 1.500 kilómetros de extensión, comenzarán a traer esos derivados desde otras áreas por una sencilla razón: el norte ya casi no tiene la materia prima suficiente -gas y petróleo- para procesar. El Tribuno viene advirtiendo sobre esta situación a partir de lo que se observa, no solo en la falta de inversiones, sino en la caída inocultable de la producción. Hace unas semanas este medio había advertido sobre la escasa actividad en Campo Durán por el nivel crítico de reservas de gas para procesar.

La noticia sobre la «reversión» del Gasoducto del Norte surgió luego de que la prensa nacional diera a conocer una medida que para el norte no fue un detalle: el retiro de una planta de compresión de gas ubicada en Pichanal para que sea llevada como parte de la megainfraestructura que requerirá el Gasoducto Néstor Kirchner, una obra envuelta en una polémica que trajo como consecuencia la renuncia del ministro de Producción de la Nación, Matías Kulfas.

 El gas de Vaca Muerta no tendrá el precio internacional como el que viene de Bolivia y de otros países y es buena noticia para Argentina; pero que la cuenca del NOA y la industria de los hidrocarburos en el norte muestre signos terminales, no es buena para Salta y menos para los departamentos norteños a quienes el futuro se les puede sintetizarse en una palabra: incertidumbre. Mucho mayor a lo que sucedió con la privatización de YPF.

La decisión para retirar la máquina de Pichanal 

Según la información difundida por un medio de Capital Federal y que refería detalles de la obra de construcción del gasoducto Néstor Kirchner, el BICE (Banco de Inversión y Comercio Exterior) pidió a la transportadora una planta compresora que estaba en Pichanal, que había quedado de la ampliación del Gasoducto del Norte. La información se prestó a las más diversas especulaciones, más teniendo en cuenta la caída de la producción de hidrocarburos en la cuenca. El Tribuno consultó a calificadas fuentes del área de Energía, quienes dieron su explicación sobre lo que es la entrega de esa instalación para ser afectada al futuro gasoducto Néstor Kirchner. Ante un tema tan sensible pidieron estricta reserva de su identidad.
‘Deberíamos acomodar un par de conceptos porque en realidad la planta compresora que opera la Transportadora de Gas del Norte en Pichanal y que es similar a otras a lo largo de la traza, no se tocó y tal como se avizoran las cosas, va a seguir operando por muchos años más”, comenzó asegurando la fuente consultada.
En esa línea precisó: “Lo que se retiró de la planta compresora por disposición del BICE es una maquinaria para comprimir el gas que se inyecta en el Gasoducto del Norte, pero que nunca fue utilizada. La planta de Pichanal siempre operó con otras tres maquinarias similares y estas siguen trabajando normalmente y como siempre. Esa cuarta maquinaria que se había adquirido hace algunos años, si bien estaba dentro de la planta Pichanal, no estaba operando porque cuando se la adquirió fue para sumarla a las tres restantes. Pero dados los volúmenes de gas -que desde hace tiempo vienen en declino- no hizo falta sumarla a las otras. Fue por eso que el Gobierno nacional, a través del BICE, decidió retirarla para que sea parte de las instalaciones del nuevo gasoducto”, aseguró.

El proceso inverso para el gas

Otra fuente del área de Energía consultada por este medio explicó que “si alguien piensa que las plantas que opera TGN y que forman parte del Gasoducto del Norte se están desmantelando, están totalmente equivocados porque precisamente esta es la instalación indispensable que llevará el gas a la mitad del país, pero ya no desde el norte hacia el centro del país como sucede hace más de medio siglo, sino en sentido contrario; eso sucederá cuando se realice la reversión del gasoducto que traerá el gas, pero desde Vaca Muerta en la provincia de Neuquén”.
 Lo que se explica dentro de la industria es que cuando en la década del 90 se privatizó el Gasoducto del Norte, la zona producía más de 20 millones de metros cúbicos de gas por día; con el declino de los pozos norteños, se suscribieron convenios para comprarle gas a Bolivia por unos 14 millones de metros cúbicos para abastecer la creciente demanda en Argentina y que no puede cubrir con producción propia. “Pero no se está entregando lo convenido entre los dos países y todo indica que la producción del gas boliviano también declinará, tal como sucedió con los pozos del NOA. Por eso es imprescindible la construcción del gasoducto Néstor Kirchner que aportará el gas desde Vaca Muerta, la segunda reserva de gas no convencional del mundo. La producción de esos campos de Neuquén nos va a permitir traer el gas desde esa provincia hasta Buenos Aires y desde la localidad de San Jerónimo, en el centro del país, subir con el gas por todo el gasoducto del norte. El plan es dejar de depender de Bolivia que impone precios internacionales y llegar al autoabastecimiento con el gas de Vaca Muerta”. 
 Revertir el Gasoducto Norte para abastecer desde Buenos Aires a todo el norte requerirá de una serie de obras y de hecho, en un corto tramo de la provincia de Buenos Aires esa reversión ya se inició. “Revertir un ducto de estas características no es algo sencillo, pero se hará porque Vaca Muerta tiene capacidad para inundar al país de gas y eso tiene que suceder en algunos años”, aseguraron.

(CORRESPONSALÍA TARTAGAL)