COMUNIDAD WICHI - El Cronista San Martín" /> COMUNIDAD WICHI - El Cronista San Martín" />
26/05/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

COMUNIDAD WICHI

Wichis caminaron cerca de una semana para reclamar

30 DE MARZO 2022 – 02:16 Desde Embarcación llegaron a la capital y pidieron educación, casa y trabajo. Un grupo permanecerá en la ciudad hasta obtener respuestas.

Silvia Noviasky

Silvia Noviasky

Wichis caminaron cerca de una semana para reclamarLos originarios almorzaron en el parque San Martín. JAN TOUZEAU

Un grupo de originarios de la etnia wichi llegaron a la capital luego de caminar varios días desde el norte para reclamarle al Gobierno provincial sobre diferentes necesidades básicas, que incluyen educación bilinge, trabajo y casas.

Con una gran presencia de niños, cerca de 50 personas marcharon durante 6 días hacia la capital. Los manifestantes pertenecen a la Misión Salin II, a 27 kilómetros de Embarcación. «Queremos que nuestras tres maestras bilinges entren en el sistema educativo local», indicó Simplisio Leonardo, cacique de la comunidad, en referencia a tres maestras wichis que estudiaron en la misión Chaqueña. Quieren que sean designadas en la escuela Padre Lozano, en la que, aseguran, hay 8 grados desde jardín hasta séptimo y tan solo tres maestras bilinges.

«La directora dijo que hay tres (docentes bilinges) y que no se pondrán más», indicó Simplisio, que junto a otros originarios fue recibido por la supervisora de educación del norte provincial, de apellido Masa. «Nos dijo que ella no puede hacer nada porque depende del Gobierno», contó sobre la reunión.

En cuanto a los pedidos de viviendas, el representante aseguró que la última vez que recibieron ayuda en este sentido fue cuando estuvo la ministra de Asuntos Indígenas y Desarrollo Social, Edith Cruz: «Nosotros teníamos que hacer casitas de adobe, eran 10 casas no más, pero no se asistieron a los 10, se asistieron a 7 con chapas puertas y ventanas».

Sobre la situación habitacional actual, contó que viven en ranchos con techos improvisados con plásticos.

Hace dos años la misma comunidad también llegó a la capital para tramitar sus reclamos. En aquella oportunidad reclamaron asistencia por parte de los agentes sanitarios.

Huertas

Entre las reuniones que pudieron mantener con funcionarios, los originarios obtuvieron la promesa de que se les tramitarán las semillas y las herramientas necesarias para que se instalen huertas de consumo comunitario. «Hay muchos niños; con las huertas al menos podemos sembrar algo para el día, para las familias», indicó Simplisio.

Por la tarde se realizó una asamblea en la que se decidió que los niños regresen con sus madres a la comunidad y el resto esperará a obtener mayores respuestas.

En el largo camino emprendido recibieron ayuda de diferentes personas. «Cuando veníamos caminando, algún colectivo nos daba una mano para acercarnos o hacernos precio. De la Colonia (Santa Rosa), caminamos 7 km y nos alcanzó un transporte y llegamos a Urundel, y de ahí caminamos hacia Yuto. Dos kilómetros antes de llegar a Yuto nos cruzó el señor Marcelo Córdova y nos mandó a acarrear a las personas hasta Yuto y paramos en la casa de un pastor», repasó Simplisio, quien además apuntó contra el secretario de Asunto Indígenas de la provincia, Luis Gómez Almarás porque «patea en contra».

Iogis tomaron las oficinas del IPPIS

Cuatro integrantes de la etnia iogis tomaron ayer por la tarde las oficinas del Instituto Provincial de Pueblos Indigenas de Salta (IPPIS). “Desde el 2014 esperamos ser reconocidos”, indicó Celestino Ruiz sobre la etnia cercana a Tartagal. “Eramos 12 y ahora somos diez. Por la desesperación algunos se fueron con los wichis”, contó. Los originarios piden ser parte del Consejo del IPPIS: “Queremos que los 9 del Consejo firmen nuestro pedido para que nos agilicen el trámite y, como otro pueblo, podamos tener espacio dentro del Consejo”, indicó en referencia a la solicitud de personería jurídica tramitada hace tiempo.