06/12/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

«Arde» el PAMI en Salta tras el escándalo en la Anses

Ahora pasó al ojo de la tormenta Molina, la titular de la obra social de los jubilados. Es señalada por recolectar retenciones de sueldos y polémicas designaciones.

El mal funcionamiento del PAMI es denunciado hace tiempo.

Una cosa llevó a la otra y a pocas cuentas, se llegó a tener una crisis en los dos organismos nacionales: primero en la Anses y ahora en el PAMI. Verónica Molina, representante del PAMI local, quedó bajo la lupa y por estos días sufre una crisis institucional. Una pieza clave del organismo pidió licencia, mientras que un grupo de trabajadores diagraman comunicados y otros hasta barajan una posible manifestación.

Las declaraciones de exgerente del PAMI de Orán, Embarcación y El Carril dejaron polvareda al indicar que se les retenía un 20 por ciento del sueldo «para La Cámpora». Casi como un último deseo antes de conocer la sentencia, los exfuncionarios agregaron que la retención era recaudada por Molina, que a su vez se lo llevaba a Marcos Vera, quien fue gerente del Anses hasta que fue intervenido por su mal funcionamiento.

Luego de que la noticia diera vueltas por medios nacionales, el desgaste que arrastraba la gestión de Molina en el PAMI comenzó a encontrar su punto álgido. El lunes, Blanca Saade, a cargo de una pieza clave como la Coordinación Médica de la obra social de los jubilados, anunció su deseo de tomar distancia. Primero se barajó la posibilidad de su renuncia y Molina salió al cruce, reunió a los empleados y les indicó que «ella misma» se haría cargo de la Coordinación Médica. Finalmente Saade solo decidió tomar licencia.

Los trabajadores del PAMI aseguran que las últimas noticias fueron tan solo la gota que rebalsó el vaso y apuntan a una gestión que sería tan ineficaz como la de Vera. Entre las acusaciones, figura el nombramiento de otros militantes de La Cámpora y hasta la designación de su propia hermana en el organismo. También cuestionaron el estado y el uso de los móviles por «personas que no trabajan en el PAMI», además de que varios de los autos «no llegan a la cochera».

Una donación de la Aduana de Orán también figura en la lista de reproches de los empleados hacia la gestión de Molina: «No entregaron las cosas y las tienen amontonadas en la oficina de Gustavo Gerónimo y Diego Albornoz, que está llena de pavas eléctricas», advirtió un empleado.

El nexo

Para entender el entuerto que unió a los dos organismos nacionales hay que remontarse a la investigación por el IFE (ingreso familiar de emergencia); cuando se supo que funcionarios habían cobrado o habían intentado cobrar la ayuda estatal destinada a trabajadores informales para paliar los coletazos económicos de la pandemia. Entre ellos estaba nada más ni nada menos que uno de los gerentes del titular del Anses, Marcos Vera, quien había sido cuestionado por haber sido designado por «su militancia». El sistema le rechazó el pago y Vera fue imputado.

Pero esto no fue lo que lo terminó con la intervención del Anses, sino el mal funcionamiento del organismo, como demostró en un informe El Tribuno. La irregularidad era tal que se vendían turnos a metros de las oficinas del organismo y en las puertas de la AFIP.

Con la Anses intervenida, la situación de Vera comenzó a despegarse de la de Susana Aramayo, la otra gerenta que fue apartada.

En cambio, Vera continúa relacionado laboralmente con la Anses y cobra $86 mil, la mitad del sueldo que percibía como gerente. «A él lo banca La Cámpora, Waldo Lomonico», dijo una fuente del organismo que pidió reserva. Lomonico es director de red de interiores de la Anses.

Silencio de radio

Con la Anses intervenida, con un PAMI que podría correr la misma suerte, y con militantes de La Cámpora como representantes de ambos organismos, todas las miradas comienzan a apuntar hacia el kirchnerismo y la gestión de los puntos clave para el amparo de la seguridad social y los más vulnerables: los jubilados.
Al ser consultados referentes del Frente de Todos y el Partido de la Victoria en Salta, guardaron silencio o se contestó con evasivas, como el desconocimiento de la situación. Nadie quiere quedar pegado al nuevo capítulo del devenir de los organismos nacionales.
Este matutino también consultó al PAMI a nivel nacional, pero la respuesta fue que “por ahora no están hablando”, en referencia a las autoridades. Mientras, las noticias de jubilados que en plena pandemia peregrinan por una atención médica son diarias. “Ya le estoy pidiendo a Dios que me lleve antes de andar así”, imploró Laureana Torres en este medio hace unas semanas. Al sentir algunos síntomas de COVID-19, la jubilada buscó infructuosamente ayuda.

FUENTE (El Tribuno)