03/07/2022

El Cronista San Martín

Prof. Salvador Mazza – Salta – Republica Argentina. Portal de noticias Nacionales, Provinciales y Regionales.

ACTO DE JUBILEO DEL PROF. SERGIO HERRERO

PALABRAS ALUSIVAS EN LA ESCUELA SECUNDARIA ECCA.

DISCURSO DE DESPEDIDA POR JUBILACION
A veces, uno cree que en la vida las cosas se resuelven de un día para otro. En
especial aquellas que uno espera con ansias. En mi caso, la JUBILACIÓN. Al
llegar el momento, empezó mi cabeza a dar vueltas como queriendo esquivarla.
Fue en tiempo de pandemia, miedos, soledades y aulas vacías. De contactos
virtuales y otros reales, un poco clandestinos. Un tiempo de difícil resolución. Y
acá estoy, tratando de hilvanar palabras que expresen lo que siento y que lleguen
a quienes vivenciaron mi experiencia docente. Y escucho mi interior, mi familia,
mis amigos, mis alumnos, mis colegas y todo confluye como una poderosa
marejada que me impulsa a un futuro que se vislumbra y que por ratos, no deseo.
Son las reglas del juego, le comentaba a una alumna que decía sentir tristeza
por saberme jubilado. Tristeza que comparto porque siento que TENGO MUCHO
PARA DAR Y MUCHOS MÁS PARA FORMAR… No obstante, mientras el
cuerpo comienza a sentir la fatiga de tantos años frente a las aulas, la mente y
el espíritu siguen intactos, es más, ávidos de continuar formando personas
inquietas y críticas, capaces de saber que un cambio es posible, libres de miedos
y acartonamientos, libres de ser y hacer, intuitivos y pragmáticos, empíricos y
académicos.
Treinta y ocho años de trabajo fecundo en esta escuela, la ECAA, donde me
cobijé un 15 de marzo de 1982, en una tarde de sol, con patio de tierra y aulas
que mostraban el trabajo de los docentes y los padres y en parte, la ausencia del
Estado. Una escuela que nunca dejé, y en eso me siento un privilegiado. Tuve
la suerte de ejercer siempre aquí, en forma casi exclusiva… pertenencia e
identidad que manifesté al escribir la historia de la escuela.
Siento orgullo de haber compartido con todas las generaciones que participaron
de la historia de esta gran institución. Mis primeros años junto a los fundadores,
los años intermedios con mi generación y el final de mi vida laboral, con quienes
formé en las aulas del secundario y del nivel superior.
Hubiese querido despedirme de mis alumnos en las aulas, con la calidez y los
saberes que ellos transmiten, de mis colegas en la biblioteca, donde siempre lo
hacíamos, en fin, en el patio que tanta gente transitó y aún lo hace hollando con
sus enseñanzas. Una contingencia grave lo impidió. Hoy, es el tiempo de la
despedida. Acá estamos para ello y me siento muy gratificado.